Casablaca nayda o la movida desde marruecos

Rabat / “La nayda da nombre a un movimiento en efervescencia, todos hablan de ella; estamos en el principio de un cambio y la gente lo ha llamado nayda”. Habla Hicham Bahou, uno de los principales impulsores de L´Boulevard, un festival que nació en Casablanca a finales de los noventa y que es único en Marruecos y en toda África. Reúne en la capital económica del reino alauita a las principales bandas marroquíes de la escena rock, metal, rap o electrónica. Es la prueba de que en Marruecos no sólo suenan los tradicionales ritmos gnaoua, chai o rai. Pero L´Boulevard es más que eso, es para muchos el símbolo de la nayda.

La nayda es parecida a la movida madrileña, pero salvando las distancias, explica en una céntrica cafetería de Casablanca la periodista Najab Abdu, que cubre la sección de Cultura en el rotativo Al Ayam. “Es una corriente de cambios, una manera de chocar a la sociedad marroquí para actuar como revulsivo”. Para Najab, forman parte de este movimiento directores de cine, determinados medios de comunicación, diseñadores de moda o escritores, pero “sobre todo gira en torno a la música y a L´Boulevard”.

No en vano, es en el terreno musical “donde menos censura hay”, cuenta Najab. “Hay muchos grupos de la nayda que abordan en sus canciones temas sociales controvertidos, la política, hablan de los ministros e incluso indirectamente del Rey Mohamed VI, pero hasta ahora no ha habido ninguna canción que haya sido prohibida”. No se les ha censurado, pero sí que se les ha criticado duramente desde los sectores más radicales.

Los islamistas del PJD no dudan en calificar a L´Boulevard como la amenaza de occidente, una suerte de dementes que se entregan a la perversión y encarnan todos los males. Hicham asegura que no hay nada de ello, “más bien al contrario”. L´Boulevard, relata, “nació para dar una oportunidad a jóvenes bandas de Marruecos sin ningún tipo de oportunidades, pero también para crear un espacio para la juventud marroquí, para quien no hay ni programas de radio, ni de televisión, ni centros culturales, ni sitios en Internet que puedan interesarles”.

Además, insiste Hicham, “nosotros apostamos por una recuperación de nuestra identidad, una pérdida de los complejos que arrastramos, y sin caer en el nacionalismo, apelamos a una vuelta a nuestras raíces”.

En los conciertos es fácil ver a jóvenes vestidos  con deportivas o luciendo piercings y prendas de ropa de estilo urbano. Las bandas han dejado atrás el francés o el inglés y cantan para sus compatriotas, en dariya, dialecto marroquí. “Directo y comprensible para todos, así es el dariya, por eso hemos escogido nuestra lengua para nuestras canciones, porque queremos que nos entiendan todos los marroquíes”, nos cuenta en su estudio el rapero Masta, del grupo CasaCrew, steph ragg

aman que aglutina “a raperos de distintos barrios de Casablanca”, concluye Hicham.

Como Hicham, Masta es algo reacio a dar al proceso de cambio el nombre de nayda, pero reconoce “que hay algo que se está moviendo en Marruecos, que cada vez hay más cambios y más libertad; nadie podría decir lo contrario, falta mucho camino por recorrer, pero ahora tenemos mucha más libertad de expresión que hace unos años”. Nayda significa « estar de pie o levantarse », y “esto no ha hecho más que empezar”, advierte Najab.

CasaCrew pone rimas al día a día de Marruecos, “a las cosas buenas y a las malas, como el desempleo, la marginalidad, la corrupción o los problemas sociales”. A pesar de los cambios, Masta reconoce que “hay muchas trabas todavía en nuestra sociedad para alcanzar el pleno desarrollo”. El paro es uno de los principales problemas, dice. Él mismo es un ejemplo: Estudió Ciencias Económicas, “pero cuando me licencié no encontré prácticamente trabajo”. Dice que es afortunado, “porque puedo ganarme la vida con mis canciones”.

Masta se define como “un poeta de la calle”, aunque para los islamistas del PJD seguramente entraría dentro de la categoría de agitador de masas y recitador de versos satánicos. Grupos como CasaCrew están creando un nuevo espacio dentro de la sociedad marroquí, con una gran influencia entre los jóvenes, que se mueven al ritmo de sus letras, muy críticas en ocasiones contra la sociedad y la política marroquí. Hicham, Masta y Najab lo tienen claro. Coinciden en que van por el « buen camino » y aseguran que « muchas de las libertades con las que ahora contamos eran impensables hace sólo cuarenta años ».

3 réponses à “Casablaca nayda o la movida desde marruecos

  1. este movimiento nayda es interesante pero no solo tiene que mover el sector de musica sino que tambien tiene que extenderse para mover la economia del pais y crear puestos de trabajo y luchar contra la corrupcion.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s